cabecero-bohnanza
Bohnanza 250Ver juego abierto  

Bohnanza
de Uwe Rosenberg

Quien crea que las judías son sólo simples vegetales ¡está totalmente confundido!

Esta edición especial de nuestro ya clásico juego de negociación con judías incluye el juego base y la primera expansión, con la que conoceremos nuevas cartas de judías y el juego se ampliará hasta los 7 jugadores.
La nueva expansión añade las cartas de trabajo, con las que el juego se vuelve más estratégico que nunca.
Un juego de cartas táctico y de negociación, no apto para tiernos guisantes.

Edad: +12/adultos    Duración: 60 min    Jugadores: 2-7

¿Quieres probar una versión "galáctica" de este juego? Prueba Bohnanza de las Galaxias. (Aviso: la mecánica es diferente).



¿Qué hay en la caja?

157 cartas de judías
39 cartas de cosecha
7 cartas de 1er. campo de judías
7 cartas de 2º campo de judías
7 cartas de 3er. campo de judías
Reglamento

Objetivo

Ganar la mayor cantidad de oro plantando, cosechando y vendiendo judías.
En Bohnanza los jugadores compiten por ser el mejor agricultor de todos, deben coleccionar judías y venderlas cuando den monedas. Esto podría ser fácil, si no fuera porque sólo se puede ir plantando por orden y por tipos de judías y esto no siempre se consigue. A menudo hará falta valerse de buenas negociaciones con los demás jugadores para salir ganando.

Mecánica

(Sólo se explica el juego base, sin la expansión)

Una de las cosas más importantes antes de jugar es mezclar las cartas muy bien. Las judías se van a plantar por tipos, siguiendo el orden en que se reciben las cartas, de modo que si no están bien barajadas, puede ser demasiado fácil.
Se reparten cinco cartas a todos los jugadores, que deben dejarse en la mano según se han recibido. El turno tiene 4 fases:
1. Plantar cartas de judías. Se tiene que plantar la primera carta de la mano. Luego, si se quiere, se puede plantar una segunda carta de judías de la mano (en el mismo campo, si coincide el tipo de judía, o en el otro campo).
2. Robar y negociar judías. Se roban 2 cartas y se colocan boca arriba. Si no son interesantes para el jugador, puede comerciar con ellas para intentar conseguir otras judías. Sin embargo, si quiere quedárselas no tiene necesidad de negociar. Eso sí, todas las judías conseguidas en esta fase tienen que plantarse después, así que si no coincide el tipo de judía con las que ya están plantadas, el jugador tendrá que vender al menos uno de sus campos para poder plantar de otro tipo.
En caso de que a nadie le interesen las cartas ofrecidas, pueden donarse, pero no tienen por qué ser aceptadas...
3. Plantar las judías ganadas. Todos los jugadores plantan las cartas recibidas de la negociación o de la donación anterior. El orden en que se planten depende, en este caso, del jugador. En caso de que no haya campos disponibles, tendrán que vender antes las judías plantadas. Según el número de judías recolectadas, hará una buena venta... o no.
4. Robar nuevas judías. Antes de terminar el turno, el jugador roba 3 cartas del montón, que coloca en su mano por orden de llegada. Cuando un jugador ya tiene 3 monedas de oro puede comprar el tercer campo de judías para ampliar su zona de cultivo.
El juego termina después de gastar 3 veces el montón de cartas. El jugador con más monedas de oro gana la partida.

¿Tienes alguna duda o sugerencia? ¡Escríbenos!

juegosdemesa_amigo
Banderola Escape Observatorio